Democracia deliberativa

 

“Es urgente impulsar modelos de procedimientos para la toma de decisiones políticas, que incluyan la participación activa de los que afectados por esas mismas decisiones. Un modelo que mejore la democracia por evitar los elitismos representativos.”

 

WIKI
La deliberación pública obliga a tomar en consideración los intereses ajenos. La mayoría no puede simplemente ignorar las visiones de las minorías, argumentando que son intereses minoritarios.

Esa actitud es tan irrespetuosa de la dignidad de los otros, que resulta poco defendible públicamente en una democracia. De esta manera, a la hora de tomar una decisión política, se tendrá como objetivo buscar un consenso entre todas las partes para definir la mejor opción en vez de someter el tema a votación, lo cual permite la posibilidad de la tiranía de la mayoría.

Del mismo modo, la deliberación – sometida al principio de publicidad – obliga a presentar abiertamente las razones que sustentan la decisión adoptada, con lo cual ciertas motivaciones manifiestamente injustas quedan excluidas del debate político, precisamente por ser socialmente inaceptables.

Por uno y otro motivo, la discusión pública estimula el desarrollo de cualidades democráticas importantes en los ciudadanos y en los líderes políticos, en especial la virtud de la imparcialidad, en la medida en que los obliga a ir más allá de sus intereses puramente personales.

Orígenes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.